Argucias comunes de las aseguradoras para no indemnizar
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto

La razón por la que una persona precavida se hace de una póliza de seguros, es para contar con un apoyo. Así, en caso de que ocurra cualquier eventualidad pueda contar con un respaldo económico conforme a las sumas estipuladas. Lamentablemente, algunas aseguradoras son como un mal amigo…abandonan en tiempos de angustia.

El “deber ser”

Las compañías aseguradoras cubren un sinfín de contingencias entre las que están: accidentes, desempleo, enfermedades crónicas o graves que quizá provoquen incapacidad, incluso la muerte.

No obstante, muchas veces dichas entidades argumentan excusas para reducir al máximo la merecida indemnización. En algunos casos hasta la evitan por completo el pago, ubicando al indefenso usuario en una situación de verdadero desamparo.

La triste realidad

No son pocas las personas que luego de años de pago puntual a sus pólizas, no obtienen respuestas satisfactorias, justo en el momento en que mas lo necesitan. Sumando incomodidades en situaciones de las que no merecían preocupación, ya que para eso fue contratado el servicio.

Ocurre que solo se conocen los servicios de seguros por los que nos habla el corredor. El usuario se limita a firmar y pagar religiosamente las primas, olvidando un detalle importante: leer concienzudamente el contrato, incluyendo las letras pequeñas.

Pero es un enorme error. Es imperioso conocer cada detalle del documento. Pueden aparecer ciertas incongruencias de las que la aseguradora se puede valer para retener el pago, costándole grandes sumas al afectado.

Artimañas comunes de las compañías aseguradoras

Vale la pena conocer las razones más comunes que arguyen ciertas compañías aseguradoras para no pagar las compensaciones. Tenerlas presente, sin duda proveerá cierta ventaja en el consumidor, evitando en gran medida futuros disgustos:

1.- Demora intencional

Tras el reporte de un accidente, sea en el auto o en la casa, las compañías de seguros, tienden a tomarse las cosas con una calma desesperante. A ellos no les conviene apresurarse para atender un reclamo, para ello es conveniente armarse de una gran paciencia y no desistir. La trampa es agotar la calma del usuario. A ellos les sirve para ver si resuelve por otro medio, o se trata de una verdadera urgencia en la que realmente tengan que intervenir.

2.- Burocracia

En este caso, ya que no pudieron tardarse más en atender la solicitud, y por fin la toman. Pero imponen una larga lista de trámites y documentos como estrategias válidas para postergar la demora. Entre estas pericias, está la exigencia de un sinnúmero de informes y legitimación de documentos. Estos retrasos y procesos terminan por aburrir al consumidor y concluya que lo mejor sea desistir.

3.- Datos inexactos

Para incrementar la incomodidad de la lentitud del proceso, requieren que el usuario rellene extensos formularios a veces con fechas topes de entrega. Si no se entrega adecuadamente con los respectivos sellos y formalidades, pueden ser causa de denegar la indemnización. También se valen de los datos expuestos en la póliza de seguros. Tal vez, pasó por alto la declaración de cierto padecimiento antes de a firma del documento. O al menos la entidad puede tomar ese recurso, valiéndose de alguna contradicción en el llenado de los formularios de la póliza.

4.- Soporte técnico

Estos son los peritos que te recomendaron cuando contrajiste el seguro. Supuestamente eran para facilitarte las cosas, pero éstos trabajan para la entidad. Sus procesos extremadamente apegados a los requisitos de la aseguradora, tienden a impugnar la cobertura, convirtiéndose en todo lo contrario a un servicio al cliente. No facilitan los procesos para nada.

5.- Póliza de seguros

es el documento que se firma al adquirir el seguro. Corresponde a la garantía contra cualquier eventualidad, su finalidad es la protección al usuario. Sería bueno estudiar detenidamente cada detalle de su contenido, las condiciones que aparecen el la letra menuda, son igual de importantes.

Definitivamente hay que leer y entender el contenido de la póliza, así se evitará cualquier dificultad y sortear las excusas que le impidan el justificad cobro de las indemnizaciones.