En Asturias, los Fisioterapueutas rechazan el alza del IVA. Impuesto que quiere trasladar el gobierno, a un sector que actualmente está exento de él. Sin duda, un tributo del 21% afectará en forma directa el costo de los servicios de las actividades sanitarias privadas, que prestan estos profesionales a sus clientes.

Así, alrededor de un 90% de los fisioterapeutas en Asturias y una gran parte de sus clientes sufrirán el impacto del IVA, en este tipo de servicio sanitario. Es un punto que, se estudia incluir en el plan del presupuesto general del estado para el 2021. Tal como alerta Pedro López, presidente del Colegio de Fisioterapeutas de Asturias.

Utilice siempre el mejor comparador de seguros, para encontrar la mejor opción del seguro que necesite

En este sentido afirma, que la fisioterapia es un servicio esencial, y estar exentos del IVA y pasar a tributar un 21%, es un impacto directo al costo de los servicios. Así los precios de los tratamientos a los clientes tendrán que incrementar. A pesar de que gran cantidad de clientes acude por necesidad, al servicio privado, por su carencia en el servicio público.

La mayoría de los centros de atención sanitaria no realizan tratamientos de fisioterapia, por lo tanto, no tienen la capacidad suficiente para cubrir la demanda de estos tratamientos en el país.

En consecuencia, estos clientes de bajos ingresos, de hecho, afectados económicamente por el impacto de la pandemia, ahora serán doblemente amenazados por el aumento de los tratamientos que requieren, para rehabilitarse y recuperar su salud.

Gravar la fisioterapia con el 21% de IVA, implica la ruina del sector

De acuerdo a las estimaciones del Consejo General de Colegio de Fisioterapeutas de España, gravar esta actividad esencial con un tributo del 21%, es un fuerte impacto. Ello sin duda, causaría la ruina de este sector sanitario.

Por otra parte, la Fundación IDIS asegura que hay alrededor de 8,7 millones de personas que cuentan con un seguro privado de salud. Y la sanidad pública se ahorra alrededor de 19.140 millones de euros a causa de la dualidad sanitaria.

El aumento del 21% al servicio de fisioterapia significa también un aumento en los precios de los seguros privados. Por lo que no todas las personas podrán contratar un seguro de salud privado.

Se estima que la caída en el sector del 25% implicaría generar un gasto sanitario al estado, que triplicaría el ingreso que se prevé recabar con el tributo del 21% al sector privado, lo cual se estima en 1.763 millones de euros.

Cabe destacar, que casos similares se han visto en otros países de Europa, donde los servicios sanitarios también están exentos del impuesto del IVA. Pero al sector sanitario se ha mantenido siempre sin impuesto, aunque a otros sectores como el educativo también exento, sí les impusieron pagar el tributo, como ocurrió en Grecia.

Pero en todo caso, los pacientes de bajo nivel económico o de un poder adquisitivo medio, estarían afectados fuertemente por esta medida, ya que no están en capacidad de asumir mayores costos. Mucho menos en la situación en que se encuentra actualmente la economía familiar, la cual fue también impactada por los efectos de la pandemia.

Revise ahora los seguros de saludy asegúrese de contar con la mejor opción

Esta situación conlleva a que será el fisioterapeuta quien asuma gran parte de los costos de los servicios que presta. Un costo más, que sumará a los bajos precios que asumen las empresas aseguradoras y los costos ocasionados por la crisis sanitaria. Un panorama que se prevé, conduciría alrededor de la mitad de las consultas de los fisioterapeutas a la ruina.

En este sentido, expresa el presidente del Colegio de Fisioterapeutas de Asturias, no se entiende porqué el gobierno plantea tomar este tipo de medidas. Pues debe estar completamente consciente de que el sector sanitario a dado todo y hecho el mayor de los esfuerzos por combatir esta pandemia, en apoyo con el sistema de gobierno.

Por lo que hace un llamado a la conciencia sobre la imposición del impuesto del 21%, para evitar generar un desequilibrio más en el sector sanitario y en la población en general. Los fisioterapeutas merecen un mejor trato.